Qué define un restaurante de lujo

Ir a comer o cenar a un restaurante lujoso es algo que a todo el mundo le gusta, aunque no todos puedan hacerlo muy a menudo. La calidad de la comida es mejor, al igual que el servicio o el emplazamiento del local. Pero muchas veces se nos intentan vender restaurantes de lujo que en realidad no lo son tanto. Posee alguna característica de ellos y aprovecha esta para engordar la cuenta. Para evitar posibles problemas, enumeramos aquí una serie de características comunes a los restaurantes de lujo. Así sabremos identificarlos y que no nos metan gato por liebre.

 

Buena comida y buen servicio

Estos son los rasgos que no pueden faltar si vamos a comer a un restaurante de lujo:

– El trato del personal debe ser excelente: Esto se debe hacer siempre. No cabe lugar a reproches. Una excelente atención viene incluida en el precio que se paga, por lo cual esta debe ser inmaculada. Debemos sentirnos bien atendidos y que todas nuestras apetencias se vean cubiertas. Los platos deben ser traídos a la mesa en pocos minutos después de haberlos pedido. Este buen trato debe ser cumplido por todos los trabajadores del establecimiento, no únicamente por los camareros.

-Firma de chef: El jefe de la cocina de un restaurante de lujo debe ser un reputado cocinero el cual dé la seguridad de que se están elaborando platos de calidad. El magnífico resultado final es un aspecto que define a este tipo de restaurante, y es necesario que sean elaborados por un jefe de cocina experimentado

-Servicios añadidos: Todo restaurante lujoso que se precie debe ofrecer la mayor comodidad posible para el comensal que se dirige a comer allí. De este modo dentro de su oferta de servicios debe poseer un parking fácilmente accesible, diferentes formas de pago, accesibilidad a minusválidos, niños… ningún detalle debe pasarse por alto.

-Buena ubicación: La zona en la que se encuentre el local es un factor a tener en cuenta a la hora de clasificar un restaurante como lujoso. Lógicamente no es lo mismo encontrarnos un restaurante en un barrio pobre que en pleno centro de la ciudad. 

-Brillante apariencia: La disposición de los elementos mobiliarios, así como la decoración deben impactar al cliente. Es un rasgo más a tener en cuenta. Un buen comedor se configura a través de varias características, no solo de la comida, y éste factor es muy importante, unido al resto. 

Todo esto es lo que define a un restaurante de lujo. Si alguno de estos puntos no se cumple, no estaremos ante negocio de alta calidad. Debemos prestar especial atención, porque en muchas ocasiones existen restaurantes que únicamente tienen una o dos características, lo que luego llevan a la cuantía de la cuenta. No hemos de pagar un servicio que no se nos ha ofrecido.

Ocasiones para elegir un restaurante de lujo

Hemos de elegir bien el momento para ir a un restaurante lujoso. Es preciso analizar el sentido de nuestra salida y elegir bien el sitio. También hemos de tener en cuenta la ciudad en la que vivimos. Así, en materia de restaurantes para grupos Barcelona o Madrid son las ciudades ideales para encontrar un local ideal. La elección de un sitio más refinado puede darse para reuniones de trabajo o cenas románticas. De un modo u otro siempre hay que contrastar el precio con el servicio y que la fórmula salga positiva.