El Hospital de Montilla mejora su circuito de pacientes con patología mamaria para acelerar el proceso de detección de lesiones

El Hospital de Montilla, en Córdoba, ha modificado durante los últimos meses el circuito que posee para la atención de pacientes que padecen una patología mamaria, implantado desde hace varios años. El objetivo fundamental de esta mejora es ofrecer una atención más rápida y coordinada por parte de los profesionales a estas personas, de cara a la detección de posibles lesiones, para reducir su ansiedad y el tiempo en el que se puede actuar sobre ellas.

 

Según apunta la directora de Línea de Procesos de Diagnóstico por Imagen del centro hospitalario montillano, Marina Marchena, “el cáncer de mama es el tumor más frecuente en las mujeres occidentales. En Andalucía se diagnostican cerca de 5.000 nuevos cánceres de mama al año. Según los últimos datos del Registro de Cáncer andaluz, la supervivencia a los cinco años en cáncer de mama se sitúa en un 85,6%, una cifra que llega al 90% cuando el diagnóstico es precoz. Gran parte de la responsabilidad de que esta cifra siga aumentando es que estas lesiones sean detectadas lo antes posible, de ahí que los servicios sanitarios debamos mejorar nuestra coordinación para ofrecer una mejor y más rápida prestación”.

 

Una de las mejoras que se han implantado en el circuito es, precisamente, el aumento en la coordinación de las distintas especialidades implicadas en la patología mamaria, como son Ginecología, Cirugía, Radiología y Anatomía Patológica. Ésta se lleva a cabo a través de reuniones o sesiones clínicas periódicas, cada dos semanas como mucho, donde se comentan los casos existentes y se toman decisiones conjuntas de cara a la atención de las pacientes.

 

Reducción de tiempos y consultas intermedias

Otro de los avances realizados es la disminución del 50% del número de citas a las consultas externas de Cirugía y Ginecología, que son las encargadas de la recepción de pacientes con patología mamaria tras haber sido ésta detectada en Radiología. 

 

En el pasado, cuando el área de Radiodiagnóstico recomendaba el seguimiento de estabilidad de alguna lesión mamaria (normalmente 3 ó 4 controles durante 2 ó 3 años), cada vez que la paciente acudía a la correspondiente revisión radiológica, debía acudir después a una consulta externa de Cirugía o Ginecología, donde se le daba cita para el siguiente control. Con el nuevo circuito, esas visitas intermedias se reducen justo a la mitad, ya que, en la primera visita de Cirugía o Ginecología, se le entregan todas las citas para los controles de Radiología, teniendo que volver a la consulta sólo al final del proceso. Tan sólo debería acudir durante el mismo en el caso de que en alguno de los estudios radiológicos se descubra un nuevo hallazgo, o bien si la paciente tiene síntomas.

 

La intención del circuito es también que sea el mismo radiólogo o radióloga el que realice a la paciente las pruebas y las valore, llegando a un diagnóstico y una recomendación de manejo”, indica Marchena. “Tener mayor información del proceso por parte de todos los especialistas, así como una relación más estrecha radiólogo-paciente, aumenta la comunicación y disminuye, por ende, la ansiedad del paciente durante el proceso”.

 

Programa de Detección Precoz

En el Hospital de Montilla, aproximadamente un 30% de la citación diaria en la sala de mamografía proceden de derivaciones de Programa de Detección Precoz del Cáncer de Mama. Éstas son atendidas en acto único y, si precisan seguimiento o tratamiento, son derivadas a las consultas de Cirugía o Radiología.

 

Los radiólogos se encargan de las lecturas de screening de una parte del Área de Gestión Sanitaria Sur de Córdoba, en concreto, de los municipios de Montilla, Montemayor, La Rambla, Montalbán y Aguilar de la frontera.

 

En el caso que se detecte una lesión sospechosa para malignidad, se cita directamente en un máximo de tres días a la paciente, para acelerar el proceso del propio programa. De ese modo, la paciente en un periodo no superior a 7 días puede ser diagnosticada, en vez de demorarlo a los 14 ó 21 días.

 

Durante 2017, en la Unidad de Cáncer de Mama del Hospital de Montilla se han realizado casi 13.900 exploraciones, con un total de 1.294 derivaciones tras detectar lesión. 

 

En toda Andalucía, más de 1.152.000 mujeres de entre 50 y 69 años se han beneficiado del Programa de Detección Precoz de Cáncer de Mama que la Consejería de Salud implantó en 1995. Hasta el momento, se han detectado 13.210 tumores entre las mujeres citadas para realizarse una mamografía y que se incluyen en el grupo de edad de mayor riesgo de padecer esta enfermedad.

 

Para el desarrollo del Programa de Detección Precoz de Cáncer de Mama en el conjunto de la comunidad autónoma, se cuenta con 62 Unidades de Exploración Mamográfica, de las que 19 son fijas, 5 son móviles y 38 se ubican en el ámbito hospitalario.

 

Actualmente, la supervivencia a los cinco años en cáncer de mama se sitúa en un 85,6%, según los últimos datos del Registro de Cáncer andaluz, una cifra que llega al 90% cuando el diagnóstico es precoz, de ahí la importancia del cribado. Cada año, se diagnostican en la comunidad autónoma andaluza alrededor de 4.900 nuevos casos de cáncer de mama.

 

La detección temprana a través de la realización de mamografías permite mejorar el pronóstico de la enfermedad y aplicar a las mujeres afectadas tratamientos menos agresivos, gracias a un abordaje integral e individualizado de los equipos profesionales que tratan esta enfermedad.

 

En el caso de aquellas mujeres que no han podido preservar su mama se realiza una reconstrucción quirúrgica de su seno. En 2017, se han realizado un total de 1.871 intervenciones de reconstrucción tras una mastectomía, un 32,5% más que el año anterior.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.