Ramírez de Arellano anima a las empresas andaluzas a apostar por la bioeconomía para innovar y ganar en competitividad

El consejero de Economía y Conocimiento, Antonio Ramírez de Arellano, ha animado a las empresas andaluzas a apostar por la bioeconomía “como una oportunidad para seguir innovando, creciendo y ganando competitividad”. 

Ramírez de Arellano, que ha visitado en Montilla (Córdoba) la empresa Rioma, que desarrolla actualmente proyectos de textiles orgánicos, ha señalado que esta compañía “lleva más de cuatro décadas creando empleo y cohesionando la comarca de la campiña como un ejemplo de empresa internacionalizada, con distribución de sus productos en más de 80 países, una penetración en el mercado exterior que es fruto de la necesidad de innovar tanto en los procesos como en los productos para ganar en competitividad”.

 

El consejero ha destacado que “esta empresa está abordando una cuestión de enorme impacto en el sector textil como es la de los tintes orgánicos y ecológicos, que tiene una gran repercusión medioambiental”. En este sentido, la Comisión Europea calcula que hasta 2020 se podrían crear hasta 20 millones de puestos de trabajo en el sector de la bioeconomía, que ya tiene en Europa un volumen de negocios de cerca de 2 billones de euros y da empleo a más de 22 millones de personas, el 9% del empleo total de la UE.

 

El titular de Economía ha señalado que el Gobierno de Andalucía “comparte esta visión y cuenta con una planificación económica enfocada a que nuestro tejido productivo gane en competitividad mediante la conexión con el sistema generador de conocimiento”.

 

Rioma nació en 1973 en Montilla intercambiando tejidos en ferias y mercados locales. En la actualidad, las exportaciones suponen el 50% de su volumen de negocio, que en 2015 se situó en los 20 millones de euros. Tiene una plantilla formada por un centenar de trabajadores entre diseñadores, comerciales y operarios y más de 2.000 referencias en telas.

En 2007, trasladó sus instalaciones a las afueras de Montilla donde construyó un edificio de 4.500 metros cuadrados dedicados a diseño y oficinas y más de 25.000 metros cuadrados de espacio de producción y almacenaje. Desde abril de este año colabora con la empresa Cisco Brothers (California, EEUU) en la producción de tejidos y muebles orgánicos.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.